Innovación, clave de la industria actual

Después de casi una década de crisis financiera global la recuperación del tejido industrial está siendo muy lenta. Una de las necesidades principales de este sector siempre ha sido el crédito a las empresas y la apuesta por invertir en nuevos proyectos industriales, pero el miedo se cierne sobre este colectivo, los grandes estragos de la crisis todavía están dejando secuelas de inseguridad. ¿Estamos haciendo todos los esfuerzos para superar esta situación?

Innovación, clave de la industria actual

A lo mejor no, pero aún así no debemos pensar que todo lo ocurrido ha sido negativo, por ejemplo, gracias a Mario Draghi y sus estímulos financieros desde el Banco central Europeo a partir del 2012, España fue de los países que más se beneficiaron con estas políticas y retornó la inversión empresarial, en consecuencia la industria empezó a recuperarse.

Reflexionemos dando marcha atrás en el tiempo para entender la industria en este nuevo milenio. No debemos olvidar esa época de bonanza que tuvimos en la etapa de año 2000 al 2007 donde nuestra industria creció de manera desproporcionada, llegando incluso a duplicar a la media europea. A pesar de estos datos nuestras empresas protagonistas podrían haber creado estrategias a largo plazo para mejorar sus negocios, pero no lo hicieron.

Desgraciadamente, en este periodo solo había 13 empresas que figuraban entre las 700 empresas inversoras en I+D. A pesar de un fuerte crecimiento del empleo y del PIB, perdíamos productividad y competitividad a pasos agigantados en nuestra propia economía. En resumidas cuentas, no invertíamos en nuestro negocio para el futuro, algo que ha conseguido pasarnos factura. A partir de 2008 nos arrasó la crisis y se perdieron más de 800.000 puestos de trabajo.

¿Que debemos de haber aprendido de todo este resultado? Que si queremos que nuestro negocio tenga una continuidad en el tiempo, nuestras estrategias nunca pueden ser cortoplacistas, y que no solo hay que invertir en I+D, sino también en I+D+i. La investigación y desarrollo es muy necesaria en el segundo sector, pero la innovación es clave para subsistir, ahora explicamos porqué.

 

Soluciones posibles reales

A pesar de tener todavía datos poco alentadores, el reflejo global de la economía actual es positivo, somos la 4ª economía europea, gracias al turismo sí, pero eso significa, recursos y recuperación y, sobre todo, la posibilidad de inversión. Se debe apostar por la nueva promoción de la industria, porque “sin industria, no hay país”.

Debemos de mejorar nuestra industria convirtiéndonos en los profesionales más competitivos, por eso, para empezar, tendremos que exigir una política macroeconómica muy sensible a las necesidades actuales de la industria y de la inversión productiva, y eso es responsabilidad siempre de un gobierno.

La industria con mejor recuperación en nuestro país es la industria de bienes de consumo no duradero, todo ello gracias a la recuperación de la demanda de los hogares. Aún así la peor parte se la ha llevado la industria bienes de consumo duradero, que produce actualmente un 50% menos que antes de la crisis.

¿Es esto un dato negativo? No tiene porqué, es una oportunidad, en una era en la que el conocimiento es global y un país desarrollado tiene dos opciones, o crear innovación o aplicar la de otros países para ser más competitivo y así es seguro que se va a diferenciar del resto.

¿Qué es lo que le falta al empresario/emprendedor español en este sector? Que se lo crea, que la crisis ha sido una oportunidad para mejorar y no acomodarse, ha sido un reto, un desafío para mirar hacia el futuro, nos hemos superado y seguimos haciéndolo. Pero para todo esto tiene que haber una reflexión y hacerlo con cabeza.

¿Por qué triunfan otros países en este sector? Porque cuentan con un plan, se trazan unas metas y a partir de ahí unos objetivos para conseguirlas. Y claro, para esos objetivos se trazan las estrategias necesarias, las generales de la empresa y las orientadas al área de la comunicación de la empresa, directamente relacionada con las ventas, el marketing, promoción y con la imagen que se quiera dar como empresa.

¿Como trazamos ese plan, esas metas y objetivos? Pues lo más importante es la observación del entorno, de tu sector primero y de la vida después. Hay un proceso que se hace desde la innovación que puede ser muy interesante, aquí te describimos los pasos:

 

Vigilar el entorno

Porque un negocio no es otra cosa que una solución para el cliente, tú tienes muy claro y muy presente el porqué te necesita tu cliente. ¿Pero te paras a pensar en las amenazas de tu mercado alguna vez? Pues deberías de hacerlo, a lo mejor si observas tu entorno en el día a día puedes dar con la solución, estar informado es vital, y sobre todo saber discriminar toda la información que te llegué es todavía más importante.

La clave de tu negocio es en ofrecer soluciones creativas a los problemas de tu cliente y eso forma parte de un análisis constante de todo lo que sucede a tu alrededor. Siempre hay tiempo, y así aprenderás a conocer la inspiración.

 

La gestión interna de la empresa

En las empresas del sector industrial a nivel mundial siempre está muy presente la innovación, pero no se conocen realmente todos los tipos que existen. La innovación puede no ser de carácter tecnológico, también es fundamental en la organización, se llama Innovación organizacional. Esta posibilita un mejor acceso a al conocimiento y mejor aprovechamiento de los recursos, humanos, materiales y financieros. Ayuda a materializar los cambios que propone la dirección y a que la comunicación interna fluya de manera correcta dentro de la empresa, pasando por todo los procesos departamentales.

Esto es en el ámbito interno, en el externo puede colaborar con cualquier agente del exterior con el que se llegue a un acuerdo beneficioso para ambas organizaciones. También se innova en los procesos y en los servicios, todo siempre relacionado con el grado de innovación que quiera asumir la empresa. Esto puede ser un esfuerzo extra para dar un mejor servicio al cliente y posicionarnos en calidad y en el servicio post-venta, por ejemplo. No requiere de tanta inversión como la tecnológica pero el cliente si puede notar ese cambio, y eso es una ventaja diferencial.

 

Dónde poner nuestro foco

Si nuestra meta es ser líder de mercado en una de nuestras líneas de negocio entonces partiremos de ese punto para trazar unos objetivos generales y otros específicos para llegar a nuestro destino.¿ Y como lo conseguiremos? Pues aquí empieza nuestro esfuerzo, que sean muy meditadas y definidas, y en este sentido la innovación nos ofrece un montón de posibilidades.

Por ejemplo: ¿te has planteado conectar con tu cliente mediante un software para darle mayores soluciones y abrir así un canal con tu cliente? Aquí aparecería la transformación digital en tu negocio y una mejora en la atención al cliente.

 

Implantar la innovación

Por ejemplo si quisiéramos implantar la innovación, que hemos mencionado antes, como incorporar un software para que el cliente se comunique con nosotros, debemos tener muy en cuenta los cambios que necesitamos internos para que sea exitosa.

Se debe formar a la parte empresa que está relacionada con el cambio, y eso debe ser a través de la redacción de manuales donde se expliquen los nuevos protocolos, dedicando tiempo a una nueva formación para que el personal que lo va a manejar no tenga dudas y haga el proceso correctamente.

No solo será el departamento que lo trabaje, sino todos los de la empresa para que entiendan el cambio, por lo menos que exista un comunicado interno. Una vez se conoce internamente, se prueba con el cliente y se le pide opinión.

 

Planificar y organizar

Toda innovación lleva un tiempo de implementación, probablemente se reduzca la productividad al comienzo, pero es una apuesta segura, si está bien diseñada y planificada en el tiempo, logrará muy buenos resultados, y el cliente, si se ha realizado un buen trabajo, lo va a valorar positivamente. Para ello, con cabeza y sin precipitarse, y puede ser el cambio para que en el futuro los clientes te elijan, porque la competencia ha muerto por el camino, por no evolucionar.

Por ejemplo, la transformación digital en el sector Horeca está siendo toda una revolución. Además se puede llegar a obtener mucha información sobre el cliente, hábitos, preferencias, frecuencias y otros datos muy segmentados que ayudan a conocer muy bien a tu cliente. Y esto es posible extrapolarlo al sector industrial, ¿te atreves a planteártelo?

 

Diferénciate y gana, recuerda, observa y analiza, siempre triunfarás.

 

Y tú que opinas:

  • ¿Consideras importante potenciar el sector industrial?
  • ¿Crees que es importante apostar por la innovación?
  • ¿Te parece importante para las empresas el proceso de transformación digital?
  • ¿Ves más problemas o más oportunidades con la nueva revolución industrial?

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

 
 
Patricia Sánchez-Plaza
Comunicación / Relaciones Públicas / Eventos
Mantenimiento & Mentoring Industrial
 
 

 

Si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo en las redes sociales o enviarlo por mail.  ¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *